miércoles, 6 de abril de 2011

La conmovedora realidad del quemero Juan Carlos quien necesita de la solidaridad de todos

"Los llamo porque sé que ustedes hacen cosas por la gente que más lo necesita y Juan Carlos es un caso que quizás puedan ayudarlo”, nos alerta Adriana, la enfermera de este anciano que pasa sus días con más ganas de morir que de vivir. Desde que el amor de toda su vida falleció. La depresión que arrastraba, debido a su discapacidad en las piernas, se agudizó con la perdida de su mujer.

A Juan Carlos le faltan 5000 dólares para poder comprarse la prótesis para su pierna amputada, no sabe si con sus 75 años logrará conseguir ese dinero pero lo intenta aunque nos aclara que "su vida no tiene razón de ser sino fuera porque es del Globo".

Le decimos Huracán y Juan Carlos se enciende: “Justo ahora estaba por escucharlo a Bores porque yo no me pierdo ninguna audición del Globo, mi mamá que tiene 97 años y escuchá todas las radios al igual que yo que tengo 67 años de socio del club”.

Vemos que la vitalidad está allí en el Ducó, en sus jugadores, en sus recuerdos y relatos sobre Masantonio, Houseman , Brindisi. Y ahí es que decidimos invitarlo a la cancha el sábado próximo para que vea a su querido equipo, también le adelantamos del futuro asado en la mutual de veteranos como si necesitaríamos darle todas las alternativas existentes para garantizarles pequeños goteos de felicidad.

Vamos muchachos, ustedes, quemeros de ley, periodistas partidarios, veterano de la mutal, pibes de paraavalancha, maduros de la Alcorta, todos unámonos para que este anciano reviva aunque sea unas horas, con pequeños gestos podemos darle muchas alegrías.

Necesitamos de todos los que nos puedan acompañar en esta misión de devolverle la sonrisa a Juan Carlos, sea acompañándolo a la cancha, dándole unas palabras de aliento, sabiendo que su experiencia y sabiduría son un valor excepcional para todos.


Necesitamos de todos los que nos puedan acompañar en esta misión de devolverle la sonrisa a Juan Carlos, sea acompañándolo a la cancha, dándole unas palabras de aliento, sabiendo que su experiencia y sabiduría son un valor excepcional para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada